El fenómeno Amaia: ¿flor de un día o la próxima gran estrella del pop español?

Todo el mundo está hablando de ella. Esta semana, después de que interpretara en directo ‘Shake it out’, de Florence + The Machine, en la gala 9 de ‘Operación Triunfo’, Amaia ha estado más que nunca en boca de cualquiera con acceso a internet. La pamplonesa se había comido el escenario sin apenas moverse del sitio durante toda la actuación, en la que derrochó voz y sentimiento por los cuatro costados. “Apoteósica, sublime, exquisita, la ‘rehostia'”, sentenciaba Mónica Naranjo desde el jurado.

En menos de 24 horas, su ‘Shake it out’ ya era número 1 en iTunes. En YouTube, el vídeo se ha colocado en el número uno en tendencias y a los dos días ya contaba con dos millones de reproducciones y subiendo. Nadie se quiere perder la que, hasta la fecha, se postula como la mejor actuación de Amaia.

A la concursante le han llovido los elogios desde que pusiera un pie en la Academia, y es indiscutible que va por el buen camino. Pero ¿estamos asistiendo en directo al nacimiento de una nueva estrella de la música española, o es un fenómeno pasajero, carne de ‘reality’? En plena vorágine del ‘fenómeno Amaia’ y para analizar su éxito y futuro en la industria, hemos hablado con la cantante Zahara, con el periodista musical Arturo J. Paniagua, con el exejecutivo discográfico Adrián Vogel y con el músico y compositor Pablo Abarca (profesor en Rock Camp, donde acudió Amaia con 12 años).

Estrellas de la talla de Dani Martín también han caído rendidos al talento de Amaia: “Me encanta lo que transmite esta mujer, ojalá sea feliz y le den cariño y buen camino a ese talento. Suerte y amor para ti, compañera”, le dedicaba el cantante tras verla versionar su propia canción ‘Qué bonita la vida’. A sus halagos se sumaron los de Manel Navarro, Blas Cantó o las extriunfitas Soraya Arnelas y Rosa López por su actuación de la semana.

Hace ya unas cuantas galas que Amaia Romero ha pasado a ser Amaia de España. Cada semana, su nombre reina en las redes sociales, sus divertidos e inocentes comentarios se han convertido en lemas para camisetas y las versiones con las que lleva dos meses deleitando se han compartido de manera masiva, a cada cual con más ansiedad que la anterior. Interpretaciones casuales en la Academia que pasan con naturalidad de lo clásico a lo moderno, de Carlos Gardel a Lana del Rey pasando por Mecano o la sintonía de ‘Aquí no hay quien viva’.

Es casi un secreto a voces: todos los concursantes tienen un enorme potencial, pero el talento de Amaia parece sobrepasar el de cualquiera. Tanto es así que se perfila extraoficialmente para representar a España en Eurovisión, o al menos en eso insisten sus seguidores. Hace poco Vasil Ivanov, jefe de prensa de la delegación búlgara en Eurovisión, puso su atención en la representación de ‘Shake it out’. Impresionante actuación de Amaia. La ganadora de la noche para mí”, escribía.

Entre la técnica y la emoción

Si antes nos preguntábamos si el fenómeno Amaia está justificado, la respuesta para quienes entienden de esto es un rotundo sí. Pablo Abarca, profesor, músico y compositor, destaca la que considera la cualidad más importante de Amaia: “Está estudiando piano a nivel profesional y consigue hacer algo de lo que muy poca gente es capaz: aplicar lo que aprende en el conservatorio a cualquier cosa que toca, ya sea con El Kanka o ‘La La Land'”, explica.

A su juicio, la concursante de OT ha sabido actuar de intermediaria entre ambos mundos, el más clásico (cocinado en el conservatorio) y el comercial. Amaia entró en el conservatorio a los siete años y está terminando el último curso de Grado Profesional en piano, pero además toca la guitarra, el ukelele y la batería. Nada extraño, teniendo en cuenta que todo su entorno familiar se mueve en el mundo de la música.

Todos los veranos, Abarca acude a Rock Camp en función de profesor, el primer campamento de música rock en España y que la propia Amaia visitó en 2011. “La música es un rompecabezas y hay muy poca gente que sepa resolverlo. Ella sabe, de manera más o menos consciente, pero sabe”.

Su recorrido en el conservatorio también ha afectado a su forma de cantar. “Allí aprendes a tener oído y Amaia es capaz de aplicar eso al canto. No es solo una voz bonita: siempre que da un La es un La. Freddie Mercury lo tenía”, continúa Abarca. Sin embargo, a su parecer, todavía le falta algo de madurez en la voz. “Pero es natural, solo tiene 18 años”. En este sentido, recurre a una frase del trompetista Miles Davis que expresa el concepto a la perfección: “Tío, la verdad es que lleva un tiempo sonar a ti mismo”.

“No solo es que sea buena música y cantante, es que tiene eso que tienen tan pocos. La magia de ser una artista”, comenta Zahara, la cantautora indie que colocó su último disco en el puesto número tres de ventas y que ha creado su propio sello discrográfico. Ella confiesa que, al ver la interpretación de Amaia de ‘Shake it out’, le entraron ganas de llorar.

Lo primero que destaca la artista es que Amaia tiene un timbre especial. “Es una de las cosas que hace que la gente te reconozca. Además, su afinación es perfecta y hace un uso genial de los arreglos vocales. Sabe hacer giros pero no abusa, los utiliza cuando cree que son necesarios. Eso es de una madurez y una técnica bestial”.

Amaia durante la aplaudida actuación de 'Shake it out'. (RTVE)Amaia durante la aplaudida actuación de ‘Shake it out’. (RTVE)

Tanto Zahara como Abarca coinciden en que Amaia es un maridaje perfecto entre técnica y emoción. “Hay gente que emociona sin técnica, pero ella lo tiene todo. Ella es todo emoción”, dice la artista. Es algo que también señala Abarca. “Destaca su naturalidad y comunicación. En Rock Camp era igual, cogía el ukelele y se ponía a tocar y veías que no desafinaba ni una nota”.

El periodista musical y presentador de Los 40, Arturo J. Paniagua, también coincide en este aspecto. “A los concursantes también los medimos por su humanidad y naturalidad, que al fin y al cabo es lo que nos hace conectar con ellos”, opina. “Amaia nos gana por esa candidez y esa forma de contar las cosas que tiene. Es capaz de empapar con eso a cualquier canción que interprete, sea de Él Mató a un Policía Motorizado, de Dani Martín o de C.Tangana”.

Esa naturalidad ya la había demostrado antes delante de las cámaras. Con 13 años, Amaia probó suerte en ‘El número 1, de Antena 3, donde coincidió con Mónica Naranjo. Como si fuera una premonición, la cantante la animó con una frase final antes de expulsarla por su corta edad: “Nos veremos dentro de unos años”. Esta semana, Naranjo se levantaba de su silla para aplaudir la actuación de una Amaia que, justo en ese día, cumplía 19.

“Lo que ella tiene no se puede aprender”

La gran incógnita es qué pasará con Amaia cuando se cierren las puertas de la Academia de OT. Su posible futuro en la industria musical es tan amplio como complicado. Aunque todos destacan que la materia prima la tiene de sobra, definir su camino y escoger de quiénes se rodeará serán los aspectos clave que la mantendrán o no en el éxito.

“Si no te lo buscas por tu cuenta, el éxito es difícil y mantenerse, todavía más. Quizá OT no lo gane Amaia pero lo importante es que ella se lo monte bien por su cuenta”, opina Abarca. “El mundo de la industria musical es difícil, te proponen algo, lo firmas y hay veces que sale o que no sale. Ella ahora tiene el aplauso del público pero igual dentro de dos años no”. Y pone de ejemplo el caso de “el heavy de La Voz”. “A todo el mundo le encantaba y ganó el programa. ¿Tú sabes dónde está ahora?”.

Fuera de la Academia formará parte de un entramado de productores y mánagers y tendrá que encontrar su camino

El músico incide en que, en general, los artistas españoles de éxito no han salido de este tipo de programas. “Las televisiones buscan un producto y hay veces que de música se quedan cortos”. En sentido contrario se posiciona el exejecutivo discográfico Adrián Vogel, que ensalza ‘Operación Triunfo’ como una plataforma ideal para el lanzamiento de músicos profesionales. “Manu Carrasco fue el artista del año en 2016 y si es el que más entradas de conciertos ha vendido o el que ha tenido más descargas, es gracias a OT”, asegura.

Tanto Paniagua como Zahara comparten la misma visión de la industria musical que expresa Abarca. El presentador de Los 40 señala también la importancia que tendrá el entorno de Amaia al terminar el programa. “Fuera de la Academia deberá formar parte de un entramado muy complejo de autores, productores, mánagers y disqueros sin perder de vista lo importante: encontrar su camino y dónde encaja mejor su voz”.

Paniagua pone también sobre la mesa la cuestión de cómo será la Amaia post-OT. “Habrá que ver si tiene canciones propias y si es capaz de defenderlas con el mismo aplomo como hace con las del concurso. Hay que darle tiempo para descubrir qué camino quiere recorrer y qué estilos decide abordar”.

Amaia cruza la pasarela tras su actuación de 'City of stars'. (RTVE)Amaia cruza la pasarela tras su actuación de ‘City of stars’. (RTVE)

“Creo que ahora mismo no hay ninguna cantante o artista con ese nivel y esa juventud”, destaca Zahara e insiste en que, como mínimo, se merece conseguir lo que está haciendo ahora Rosalía, la cantaora catalana de solo 23 años que ya ha llevado su música hasta Panamá o Singapur. “Yo creo que a Amaia le tiene que ir maravillosamente bien y que va a vender muchísimo”. Pero incide también en el efecto que tendrán quienes asesoren a Amaia en un futuro. “Ella, ahora mismo, no sabe lo que está pasando fuera de la Academia. Y los 18 años son maravillosos para esa creatividad e inocencia, pero son peligrosos. Da miedo ver por dónde la pueden llevar y es ella la que tendrá que decidir”.

Todos ellos coinciden en una cosa: el camino en el mundo musical es difícil, el éxito requiere mucho trabajo y la fama es efímera, pero Amaia parece tener lo que se necesita. “En la Academia me encantan todos, pero Amaia ‘lo tiene’, y lo que tiene no se puede aprender. Eso le pasa a muy poca gente que lleva mucho tiempo trabajando”, asegura Zahara. Recuerda que se quedó encandilada cuando Amaia interpretó ‘Starman’ de David Bowie en la primera gala y confía en el criterio de la concursante para guiarse en el futuro. “Amaia subirá al escenario y cuando abra la boca, el mundo, de admiración, lo hará también”.

Cultura