Emmanuel y Mijares solidarizan su ritmo

El dúo recuerda sus emblemáticos temas de los años 80 y 90 con modernos arreglos

Emmanuel y Mijares durante el show que contemplaba una treintena de clásicas canciones. EL INFORMADOR / E. Barrera

  • Las ganancias del concierto serán donadas a las víctimas de los sismos recientes

El dúo recuerda sus emblemáticos temas de los años 80 y 90 con modernos arreglos

GUADALAJARA, JALISCO (22/SEP/2017).- La tristeza fue evidente. Aunque se pensaba en la posibilidad de que el show fuera cancelado ante el luto nacional por la tragedia del sismo en Puebla, Morelos y Ciudad de México, Emmanuel y Manuel Mijares llegaron al Auditorio Telmex para cumplir la promesa ya pactada con el público tapatío que nuevamente abarrotó el recinto zapopano para disfrutar la gira “Two’r Amigos” anoche en el Auditorio Telmex.

Previo a que las primeras canciones, los cantantes se instalaron en el escenario para expresar su sentir ante los sismos que han afectado al país y anunciar de propia voz que las ganancias obtenidas por sus conciertos serían donadas para las víctimas del sismo del pasado 19 de septiembre y el ocurrido también el día 7 en Chiapas y Oaxaca. Con micrófono en mano y con total atención de la audiencia,  Emmanuel destacó la solidaridad de los mexicanos que se encuentran desde diversas formas ayudando al rescate y restauración del país ante desastres de esta naturaleza.

Conforme la noche avanzó y hasta el cierre de esta edición, los ánimos fueron expandiéndose a la par que los cantantes recordaban sus temas más emblemáticos de los años 80 y 90 con arreglos modernizados que permitieron ofrecer una velada energética llena de pop y baladas románticas dando inicio al recorrido musical con temas icónicos como Bella señora y Bella.

Durante el primer set, Mijares ofreció un recuento romántico con baladas retro como No se murió el amor, Poco a poco, Tan solo y Me acordaré de ti, entre otras, mientras Emmanuel fusionó algunas de sus líricas más adoloridas como El día que puedas y Todo se derrumbó, con la energía y coquetería de El rey azul, Insoportablemente bella y Detenedla ya, haciendo del escenario una pista de baile en la que el artista dejó en claro que sus 62 años no son impedimento para seguir cautivando con sensualidad y vitalidad sobre la tarima.

informador.com.mx – Entretenimiento