Feliciano López sobre Elena Valencia: «Salí al cine con una amiga»

Se llama Elena Valencia. Es modelo y relaciones públicas de una discoteca de moda. Cuerpazo. Joven. Soltera. Encantadora. Así podría ser la breve carta de presentación de la mujer con la que el tenista Feliciano López fue «cazado» en un cine de las afueras de Madrid. «El único día que he salido a ver una película con una amiga», me aclaró. Elena también formó parte de la fiesta que celebró con sus amigos por su reciente cumpleaños en la sala Opium (donde trabaja la joven). Esos encuentros han hecho que en algunos medios ya se hablara del nuevo noviaGo del deportista y que hasta se la comparara con su exmujer Alba Carrillo.

Era inevitable que el tema saltara durante la presencia de Feliciano en el torneo de golf a beneficio del cáncer de mama que organizó la Fundacion Clínica Menorca y con la que López suele colaborar, dada su amistad con el doctor Angel Martín. Como era de prever, Feliciano no quiso entrar al trapo de ningún asunto relacionado con Alba y es que hace mucho tiempo que decidió sacarla de su vida y de su cabeza. Lo único que le ataba era un vínculo matrimonial que ya se ha disuelto y, a día de hoy, recordar los meses que pasó como casado le revuelve hasta el punto de olvidar y mirar hacia adelante.

Queda un tema judicial pendiente con Carrillo, que le pide anular la firma que de forma voluntaria realizó ante el notario para formalizar su separación de bienes y renunciar a los gananciales de los seis meses anteriores. La vista está fechada para enero de 2018 con la diferencia de que ya no será la abogada Teresa Bueyes quien lleve este asunto, sino la nueva letrada de la modelo (y van tres en un año) que responde a las iniciales de P.GB. Al parecer, la abogada es de Pozuelo de Alarcón y no es habitual seguidora de los programas del corazón. Es más, según me cuentan, habría intentado tener un encuentro con su antecesora, Bueyes, para que le pusiera al día de todo lo pendiente, pero esta última ha declinado esa ayuda. El motivo que ha expresado para no acudir a un encuentro es que que no está el horno para bollos tras su final amargo con una Alba que sí le ha abonado la cuenta pendiente, algo menos de siete mil euros, con el descuento correspondiente según explica la propia Teresa.

En cuanto a Elena Valencia, los cercanos al tenista aseguran que no hay nada serio. Se trata de una amiga más, tal y como el propio Lopez me aseguró. Un cine, unos whatshapp, unas risas y muchos amigos en común. La historia no se sabe si hubiera podido ir a más, pero en vista de cómo se habla ya de ellos, lo más probable es que esa amistad no cruce más puertas y se quede en el aire. Agobiado por esa atención mediática, Feliciano prefiere seguir concentrado en sus torneos o jugar al golf por una buena causa y, sobre todo, rodeado de sus amigos de siempre, los únicos con los que se encuentra cómodo y relajado.

Estilo