La ikurriña, una falda muy patriótica

MÁS INFORMACIÓN

  • Ikurriña en Pamplona
  • Los Ayuntamientos navarros podrán colocar la ikurriña a partir de verano
  • España protesta por el veto de Eurovisión a la ikurriña

Muchos las alzan en manifestaciones, otros se la atan al cuello en fiestas patronales, e incluso a algunos casi les prohiben entrar a la gala de Eurovisión con ella, pero ahora la Ikurriña, además de ondear en Ayuntamientos, balcones y ventanas vecinales como bandera oficial del País Vasco, ha inspirado a una diseñadora de la zona para crear la Euskal Printzesa, una falda de alta costura basada en los colores vascos.

La encargada de este curioso traje es Marjolaine Gandon, una francesa de nacimiento y vasca de adopción que, a sus 23 años, ha diseñado esta prenda atraída por la fuerte simbología que la bandera representa. “Quería crear un personaje del País Vasco, concretamente una princesa. Entonces pensé en que la ikurriña es uno de los símbolos más importantes de la cultura vasca. Además, visualmente, con sus motivos y colores, ¡era magnífico!”, cuenta Gandon por correo electrónico a este diario.

Después de tres intensas semanas entre bocetos, telas, costuras y pruebas, por fin consiguió la idea que tenía en su mente: una pomposa falda donde imperan el rojo, el verde y el blanco que imitan la forma de la ikurriña y, en la parte de arriba, un corpiño negro con los tirantes caídos en los brazos que simula el traje de una auténtica princesa medieval. En el corsé, además, la diseñadora ha colocado un lauburu de perlas nacaradas, un símbolo vasco con carácter folclórico.

El 'Euskal Printzesa' las fiestas de Bayona en julio.ampliar foto El ‘Euskal Printzesa’ las fiestas de Bayona en julio.

Aunque no es apto para todos los bolsillos, todo el que quiera puede hacerse con uno de estos vestidos de princesa vasca por 1.200 euros. “La gente se sorprende de su elevado precio, pero tienen que entender que es mucho trabajo y que hay muchas materias primas que no son baratas”, explica la diseñadora. Y tal ha sido su sorpresa por la buena acogida que aún no lo vende ni online ni está en ninguna boutique, simplemente hay que contactar con ella por correo electrónico.

El boceto de la 'Euskal Printzesa'.El boceto de la ‘Euskal Printzesa’.

Y es que la joven artista aún no es consciente de la repercusión que está teniendo su creación, ya que lleva poco más de un mes ejerciendo en la industria de la moda. Gandon, que actualmente vive en un pequeño pueblo cerca de Bayona perteneciente al País Vasco francés, concretamente al departamento de Pirineos Atlánticos, suele trabajar como freelance. Su especialidad son trajes inspirados en mundos de fantasía y sus trabajos están vinculados a eventos especiales como bodas, películas o eventos teatrales. “Mi sueño es trabajar para películas”, apunta.

Sobre la posible reedición de más estilismos inspirados en otras banderas españolas, la diseñadora confiesa que no tiene nada en mente, pero asegura que está abierta a cualquier propuesta.

Una publicación compartida de Marjolaine Gandon Costume (@marjolainegandon_costume) el

Sección Estilo | EL PAÍS