“Me deseaban la muerte”: ocho años de acoso masivo por ser influencer

Ocho años de acoso. Es lo que ha tenido que soportar la conocida bloguera Lovely Pepa y que, ahora, en plena vorágine del movimiento Time’s up, ha decidido contar en voz alta. Alexandra Pereira publicó el jueves por la noche un vídeo en el que demuestra los comentarios de odio que ha ido recibiendo cada día durante los últimos ocho años. En menos de 24 horas, ya ha sobrepasado las 242.000 visualizaciones y los 3.500 comentarios

“Es hora de dar nombres y de explicar quiénes son los culpables de que cosas como estas sigan ocurriendo en un momento especialmente crítico para nuestra sociedad”, ha explicado respecto al porqué de la grabación de su vídeo. “Estamos en un momento crucial de la historia, un momento de revolución femenina en el que tenemos que unirnos y luchar por nuestros derechos. Tenemos que empujarnos hacia delante, juntas somos más fuertes”.

Pereira tiene más de 100.000 suscriptores en YouTube, ha trabajado con grandes firmas como Louis Vuitton o Swarovsky y ahora posee su propia marca. A medida que su fama crecía, también lo hacían los blogs o foros dedicados específicamente a criticarla. “Se me llegó a desear la muerte”, ha confesado Lovely Pepa en su vídeo. “Se insinuó que para poder trabajar con marcas yo había llegado a hacer trabajos sexuales”.

“Iban a hacerme la vida un infierno”

La influencer insiste: el acoso cibernético es un acoso real. Un acoso que no solo le ha llegado a su persona o su marca, también a su familia o a su pareja: fueron varios los comentarios acerca de la orientación sexual de su hermana o las frases racistas dirigidas a a su novio. Pereira, triste, destaca un dato sobre estos comentarios: la enorme mayoría son de mujeres. “Mi familia y yo intentamos ignorar los comentarios, pensábamos que se cansarían, pero no se cansan”, ha confesado. Aunque señala que algunas de estas páginas han cerrado, hay un caldo de cultivo de odio hacia influencers que sigue en activo: Foros Vogue.

“Decían que iban a hacerme la vida un infierno”, asegura aportando capturas de pantalla del algunos comentarios del foro. Allí, existe un hilo dedicado completamente a ella que engloba más de 70.000 mensajes acumulados, todos, según Pereira, desde el anonimato. “No se puede permitir que haya un foro en el que constantemente, cada día, se insulte y se intente humillar a una persona, no debería ser legal”, ha denunciado. De hecho, la publicación del vídeo con el foco en Vogue ha tenido su repercusión: el hilo ha sido borrado y ya no se puede acceder.

La avalancha de comentarios que la revista ha recibido tras la confesión de Pereira ya ha dado sus frutos. Desde Vogue, han emitido un comunicado asegurando tener “una postura de tolerancia cero con el acoso de cualquier índole”. “Nos tomamos muy en serio todos los comentarios recibidos y nos comprometemos a hacer del foro Vogue un lugar mejor”, han asegurado.

Esta mañana, hacían público un segundo comunicado en su cuenta de Twitter en el que explicaban que la noche anterior habían decidido cerrar no solo el hilo de Pereira, sino todo el foro, un gesto que ha sido aplaudido en redes sociales. “No vamos a escatimar en esfuerzos para combatir comportamientos que condenamos sin reservas”.

Por su parte, la influencer, que ha asegurado estar hablando con abogados y planteándose denunciar, ha querido lanzar un mensaje de apoyo a quienes hayan sufrido algún tipo de bullying a lo largo de su vida: “Me gustaría ser un ejemplo para todas esas chicas o chicos que estén sufriendo en el colegio o donde sea, por cualquier tipo de cosa. Ser diferente es bueno, ser diferente te hace especial”

El caso de Lovely Pepa no es el único de acoso en masa a influencers o blogueras de renombre. María del Valle también tuvo que afrontar varios años de bullying que le costaron daños a nivel laboral. “Me han hecho perder más de 35.000 euros”, confesaba en el programa de La Sexta ‘Cazadores de Trolls’. Allí, la influencer de moda también enseñaba comentarios ofensivos hacia su pareja y denunciaba varias amenazas e insultos que le habían valido el uso de antidepresivos.

A finales del septiembre pasado, la también influencer Celia Fuentes se ahorcó con una sábana después de una carrera que terminó en el programa Quiero ser, de Mediaset.

Cultura