Tizón, el perro actor que enamora a Twitter y trae de cabeza al 112 y a la Policía

Se ha convertido en el perro más famoso de España en menos de 24 horas. Se llama Tizón y es un actor fabuloso en la faceta de hacerse el muerto. En cuanto ve a un desconocido al pie de la carretera de La Barranca, en Navacerrada (Madrid), Tizón se desploma y se queda inerte. El perro solo busca una caricia, pero borda tanto su papel que quien lo encuentra cree que el animal está enfermo o abandonado y llama al 112 o a la policía local. Así lleva Tizón un año, volviendo locos tanto a los agentes como a su dueño, que no paran de recibir llamadas de gente alarmada. “Les decimos que no pasa nada, que es un perro pastor que se encuentra estupendamente. Al principio no nos creen pero luego les contamos que lo hace adrede, que no se preocupen”, reconoce un agente. Este jueves, Tizón saltó al estrellato gracias a un cómico hilo en Twitter de Manuel Delgado, que explicó en primera persona cómo fue víctima del engaño del perro el pasado domingo y le bautizó como “el Billy Elliot de la sierra de Madrid”.

Decenas de miles de personas han aplaudido las travesuras de Tizón, pero su dueño, Ricardo Domínguez, tuerce el gesto. “A mí también me ha hecho gracia la historia, lo cuenta muy bien porque realmente es así. El perro se echa al suelo si te acercas o le das comida, pero no me gusta que la gente se acerque a tocarlo porque es un perro pastor y debe de estar al cuidado de las ovejas”. Ahí radica el pequeño drama de esta bonita historia: Tizón es tan buen actor que puede acabar muriendo de éxito. Sus ganas de juego se han convertido en una pequeña molestia tanto para la policía local como para su dueño debido al goteo constante de llamadas de los centenares de madrileños que suben a La Barranca a pasear por el monte cada sábado y domingo.

“Nadie le ha enseñado a tirarse al suelo, eso son cosas que empiezan a hacer de cachorros y si ven que les sirve para conseguir comida o caricias las siguen haciendo. Hay que reconocer que Tizón es un maestro, pero de perro muerto no tiene nada”, explica Domínguez, que no sabe si reir o maldecir los caprichos de la fama tuitera, mientras acaricia al mastín. “Conmigo no hace nada de todo eso porque sabe que le regaño. Y no me molesta que sea sociable, al contrario, pero para su trabajo no es bueno”.

“Es muy listo. Sabe cuándo es fin de semana, que son los días en que más caricias y trozos de bocadillo le van a caer”, afirma el dueño de Tizón

Este periodista trató de comprobar las dotes artísticas de Tizón pero fracasó en el intento. El día lluvioso y la inquietud del rebaño hicieron que el perro, con buen criterio, no estuviera para distracciones. Sí aceptó con alegría los arrumacos. “Él es muy listo. Sabe cuándo es fin de semana, que son los días en que más caricias y trozos de bocadillo le van a caer. El domingo se pasa el día en el merendero y a mí me preocupa que desatienda a las ovejas. Si se acostumbra a eso y la gente no para de tocarlo tendré que encerrarlo unos días a ver si se le pasa. Y si no, tendré que apartarlo de las ovejas porque no puedo tener a un perro pastor tan sociable”. Tizón, junto a Bolo y Perla, otros dos enormes mastines, cuida de un rebaño de 200 cabezas.

Edificio de la policía local de Navacerrada, que recibe casi a diario llamadas sobre Tizón. (D.B.)Edificio de la policía local de Navacerrada, que recibe casi a diario llamadas sobre Tizón. (D.B.)

La policía local también ha recibido con cierta preocupación la fama de Tizón. Teme que haya un alud de familias con niños entusiasmados con ir a La Barranca a acariciar a la nueva estrella. “La gente tiene que saber que ese perro está trabajando y dejarlo tranquilo. Ahora nos lo tomamos como algo divertido, pero aunque el perro sea bueno nunca sabes cómo va a reaccionar. Si en vez de echarse al suelo un día intenta morder a a alguien por cualquier motivo tendremos un problema. Tizón no es un juguete”, aconseja un agente.

Entretanto, el mastín corretea alrededor del rebaño y se entretiene persiguiendo a unos novillos sin saber que hoy es el perro más célebre del país. La senda de montaña anda vacía de turistas debido al clima y el perro prefiere quedarse en el monte, a los pies del lúgubre hospital psiquiátrico abandonado de Navacerrada donde suele pastar el rebaño. “Hoy está muy centrado, pero ya veremos mañana [por el día de Reyes] si hace buen tiempo. Ya tengo el teléfono preparado“, afirma Domínguez, que además de pastor es trabajador del ayuntamiento de Navacerrada. De hecho, Tizón lleva grabado su nombre y el teléfono de su dueño en el collar para evitar que la gente moleste al 112 con la historia de un mastín negro abandonado y enfermo en La Barranca. Pero ni por esas. Tizón lleva meses con el collar y la gente sigue llamando preocupada a Emergencias. Un actorazo. Luego, cuando les explican la realidad, casi todos se tronchan de risa.

Alma, Corazón, Vida