Y entonces Rihanna ganó los Grammy (pese a los body shamers)

Los Grammy habían dejado grandes momentos a lo largo de la noche del domingo, quizá encabezados por las actuaciones de Kendrick Lamar al principio del show o de Bruno Mars con Cardi B a medio camino. Hasta que aterrizó Rihanna, que llegó, vio y venció.

La cantante barbadense había ganado precisamente junto a Lamar el premio a la Mejor Canción Rap/Cantada por “LOYALTY.” —su noveno Grammy. Pero fue algo más adelante cuando Rihanna de verdad conquistó el escenario del Madison Square Garden de Nueva York.

La estrella actuó junto a DJ Khaled y Bryson Tiller para interpretar la exitosa “Wild Thoughts”. Le acompañaban dos docenas de bailarines que la recibieron completamente quietos para luego unirse a la barbadense al ritmo del estribillo. Pero pese a la fantástica disposición sobre el escenario, lo que de verdad conquistó a los espectadores de los Grammy son los movimientos de baile de Rihanna —como bien prueba un vistazo a las redes sociales.

Rihanna no paseó por la alfombra roja de los Grammy, pero sí lució dos vestidos diferentes a lo largo de la noche. La cantante subió a recoger su Grammy junto a Lamar ataviada en un espectacular abrigo Alexander Vauthier y durante su actuación bailó con un vestido rosa de brillos al que acompañó con una flor en el pelo.

Es durante el número que numerosos usuarios en redes sociales sugirieron que Rihanna estaba embarazada, un tipo de body shaming —críticas superficiales al cuerpo de otra persona— que los fans de la cantante no dejaron pasar. Quizá quien mejor lo resuma sea una usuaria de Twitter que escribió: “¿Por qué la gente tiene la necesidad de comentar constantemente que Rihanna está ancha ahora mismo? Estaba preciosa antes y está preciosa ahora, así que dejad de centraros en su paso y cuerpo porque es raro e innecesario”. Amén.

Esto te interesa
Top vídeos
Más vídeos en Glamour TV

Root – Glamour Feed